Empanada de hojaldre con lomo de cerdo, papas y chorizo

Adoro las empanadas, no sé de dónde me viene esta adoración, igual de ninguna parte, sólo que disfruto tomándolas, me gustan tanto que podría comerla casi a diario. Tengan el relleno que tengan, sean de masa de empanada casera o de hojaldre, todas están para chuparse los dedos. Por supuesto no puedo comparar una empanada gallega o de El Bierzo con esta empanada, es otra liga, pero no por ello deja de estar bien rica.

La masa casera de empanada tiene su técnica, no porque sea complicada, sino porque es más laboriosa y todos los días no está una para ponerse con las manos en la masa, así que con la que les traigo hoy no tendrán ningún problema de este tipo. Es de esas empanadas que se hace en un periquete, la masa es comprada y el relleno es facilón, pero muy sabroso.

Ideal para estos días que no queremos complicarnos en la cocina ya que el relleno lo puedes tener hecho de la noche anterior (además de que siempre es recomendable utilizarlo frío para que no ablande la masa) y al día siguiente sólo tienen que rellenar y hornear.
Sea como sea, tanto para tenerla esperando a la vuelta de la playa o del campo, para llevar a reuniones familiares o compartir con amigos es perfecta, tanto por su sencillez, por lo rápido que se prepara y porque quedan de lujo. Les aseguro que les harán la ola cuando la prueben.

La masa de hojaldre la pueden encontrar redonda o rectangular. La forma es lo de menos, lo importante, para que quede bien crujiente es que sea lo más fresca posible, que la saquemos un ratito antes de la nevera para que no se rompa al desenrollarla y seguir los consejos que les doy de horneado ya que a mi me funcionan muy bien.

Con estas cantidades, pueden tomarla entre dos acompañada de una ensalada o dividirla en cuatro y tomarla como parte de una comida más variada.

¡¡Vamos con la receta!!

Ingredientes:
  • 2 planchas de hojaldre
  • 300 gr de lomo de cerdo en lonchas
  • 3 papas medianas
  • 1 cebolla grande
  • 1 chorizo rojo de cocinar mediano (en mi caso utilicé un chorizo de El Bierzo picante)
  • Pimientos rojos asados (cantidad al gusto)
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo
Comenzamos haciendo el relleno. Salpimentamos el lomo de cerdo, ponemos una pizca de aceite en una sartén y les damos vuelta y vuelta. Retiramos a un plato.

Pelamos y cortamos las papas tipo panadera, pero no muy finas, les ponemos un poco de sal. Cortamos la cebolla en juliana.

Freímos las papas y las cebollas unos cinco minutos, hasta que veamos que están un poco blandas, pero no hechas por completo, ya que se terminarán en el horno. Si quieren ganar tiempo, se pueden freír juntas y luego separar o bien freírlas por separado. Pasamos a un plato con papel absorbente y reservamos.

Cortamos los chorizos en rodajas y salteamos unos segundos en una sartén sin aceite.

Ponemos los pimientos en tiras bien escurridos en un plato.
Una vez tengamos todos los ingredientes fríos, sacamos el hojaldre de la nevera.

Precalentamos el horno a 200, calor sólo abajo.

Ponemos papel de hornear en la bandeja del horno. Colocamos sobre el papel una de las planchas de hojaldre. Pueden utilizar el papel que viene con el hojaldre.

Comenzamos colocando en la base de la masa las papas, sobre ellas disponemos la cebolla y luego el lomo. Cada capa debe quedar lo más uniforme posible, que haya ingredientes por toda la superficie.

Terminamos poniendo el chorizo y el pimiento asado en tiras, repartido uniformemente.

Cubrimos con la segunda placa de hojaldre. Sellamos los bordes, bien plegando hacia dentro o con un tenedor.
Pinchamos la superficie de la empanada con un tenedor. Terminamos pincelando toda la superficie con huevo batido.

Colocamos la bandeja un piso más abajo del central. Horneamos 5 minutos con el calor sólo abajo, de esta manera la base queda bien crujiente. Continuamos horneando con calor arriba y abajo de 30-35 minutos o hasta que tome el color dorado deseado.

Sacamos del horno, cubrimos con un paño limpio y seco y dejamos templar. Fría también es exquisita.

Lista para hincarle el diente. Está de viciooo, el crujiente de la masa y la combinación de ingredientes es una delicia, así que no dejen de probarla. En casa no duró un asalto.

¡¡A disfrutarla!!

Hamburguesa de ternera con jamón, huevo y aros de cebolla caseros

Me pirra hacer hamburguesas en casa y nos gusta variarlas tanto como podamos. En unas ocasiones las hacemos con aires morunos o hindúes, en otras con especias cajún y en otras con un relleno más tradicional como la que les traigo hoy.

En cuanto a los acompañamientos también variamos según el día. A veces las acompañamos de papas fritas o papas gajo, otras de ensalada o, como hoy, con aros de cebolla caseros, deliciosos y crujientes.

En cuanto a las salsas ocurre lo mismo, hay unas que son fijas, como el ketchup casero o la mostaza, pero en muchas ocasiones utilizamos guacamole, salsa remolade, salsa deluxe, mahonesa, salsa de yogurt, salsa de chiles, etc...

Ya lo he dicho en alguna ocasión, es mejor comprar carne fresca y que el carnicero la triture delante de ustedes. No me fío de las carnes molidas que vienen envasadas. Pueden optar por hacerlas sólo de ternera o combinarla con cerdo, lo dejo a su elección, siempre quedará más jugosa si añadimos a partes iguales ternera y cerdo o un 25% de cerdo y el resto de ternera.
Hay quien prefiere añadir huevo y pan rallado a la carne, a mí personalmente no me gusta, prefiero hacerlas sin estos ingredientes y tomar la carne lo más natural posible.

Cualquier opción que tomemos de las anteriormente descritas, les asegurará una hamburguesa deliciosa, hecha a nuestro gusto, con los mejores ingredientes y, lo más importante, sabiendo lo que contienen. Un lujo sin salir de casa. Les dejo en imágenes dos formas de presentarlas.

Ingredientes para dos hamburguesas:
  • 150 gr de carne de ternera picada
  • 150 gr de cerne de cerdo picado
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • Un poco de perejil fresco
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 chorrito de salsa worcestershire
Ingredientes para los aros de cebolla:
  • 1 cebolla grande
  • 1 taza de harina
  • 1/2 vaso de cerveza (aproximadamente)
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Orégano
  • Pan rallado
Acompañamientos:
  • Lechuga
  • Tomate
  • Salsas
  • 2 Huevos
  • 4 lonchas de jamón ibérico
  • Queso (el que más les guste)
Ponemos las carnes trituradas en un bol grande, salpimentamos, agregamos la salsa worcestershire y mezclamos.
En una sartén con un chorrito de aceite, pochamos la cebolla cortada en juliana y el diente de ajo sin el germen y triturado Removemos hasta que la cebolla haya tomado un poco de color. Escurrimos y añadimos al bol de la carne.

Picamos el perejil fresco finamente y añadimos al bol de la carne. Mezclamos con las manos todos los ingredientes para que se repartan uniformemente.

Dividimos la carne en dos y damos forma de hamburguesa, pasamos a un plato, tapamos con film transparente y mantenemos en la nevera.

Por otro lado, cortamos la otra cebolla en rodajas y separamos los aros. Mezclamos en un bol la harina con el bicarbonato, orégano, sal y pimienta, añadimos la cerveza poco a poco, batimos hasta que no haya grumos y quede una consistencia melosa.

Ponemos al fuego una sartén honda o freidora con bastante aceite. Introducimos los aros en la mezcla de varias veces, escurrimos, pasamos por pan rallado y cuando el aceite esté bien caliente, los vamos friendo por tandas hasta que estén dorados. Los pasamos a una fuente con rejilla o a un plato con papel absorbente. Es importante que el aceite esté bien caliente para que queden crujientes. También es importante que no permanezcan mucho tiempo en el papel, porque tienden a ablandarse. Lo mejor es utilizar una fuente de aluminio con rejilla.
Sacamos la carne de la nevera unos minutos antes para que se atempere. Ponemos una sartén plana al fuego, cuando esté caliente, echamos un chorrito de aceite, colocamos las hamburguesa y dejamos que se hagan bien de un lado y luego damos la vuelta, según el punto que le guste a cada uno, las haremos más o menos. En mi caso, para hacerlas en su punto, que estén jugosas sin sangrar, unos tres minutos por cada lado.

Freímos los huevos y reservamos.

Abrimos el pan, lo tostamos en una sartén por la cara interior, así absorberá menos las salsas y no se humedecerá.

Ponemos salsa a su elección en la base, colocamos lechuga y tomate al gusto, a continuación colocamos la carne, añadimos más salsas, el queso, el jamón y el huevo. Otra forma de presentarla es sin el huevo e incorporar a la hamburguesa los aros de cebolla, que es como la tomé yo.

Sólo nos queda darle un bocado y saborear esta maravillosa hamburguesa, muy bien acompañada de estos aros de cebolla exquisitos, que podemos tomar tal cual o mojar en cualquiera de las salsas propuestas o las que más les guste.

¡¡A disfrutarlos!!

Canelones de champiñones

¡¡Cómo me pirran los canelones!! Da igual el relleno, me gustan todos, siempre que no lleven queso, claaaro.

Lo que más me gusta es preparar canelones como receta de aprovechamiento. Con cualquier resto nos montamos un plato de lujo.

Y estos que les traigo hoy son la prueba, fruto de una combinación de champiñones, jamón y paté que estaba pidiendo a gritos que les diera salida; si a eso le unimos un poco de esto y de aquello y una buena bechamel ya tenemos la comida servida.

Con las cantidades indicadas sale relleno como para unos 16, todo depende del tipo de pasta que utilicen. Si son placas pequeñas dará para más, si compran canelones cerrados que son más grandes, saldrán menos y en este caso hay que rellenarlos con manga pastelera. Los canelones cerrados, aunque no lo diga en la caja, suelo hervirlos unos cinco minutos para que terminen de cocerse en el horno. Para mi gusto, son más cómodos de rellenar que las placas, pero lo dejo al gusto del consumidor.
Aunque somos dos, prefiero hacer de más y tomarlos de cena o congelarlos, por eso he puesto que estas cantidades son para cuatro personas. Quedan divinos y verán cómo a pesar de hacer de más se les hará poco, porque son pura golosina, quedan tan suaves que en un momento verán la fuente vacía.

Ingredientes para cuatro personas:
  • 1 paquete de canelones cerrados cilíndricos (unos 16) o 2 paquetes de placas de canelones
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cayena
  • 50 gr de jamón Serrano
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 200 gr de champiñones frescos
  • 1/2 litro de caldo de pollo
  • 100 gr de paté
  • 1 huevo duro
  • 1 chorrito de Oporto
  • Sal marina gruesa al gusto
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Bechamel
  • Queso parmesano (al gusto)
Ponemos el huevo a cocer. Pasados diez minutos enfriar, pelar y reservar.

En una sartén, con un poco de aceite, pochamos la cebolla, los dientes de ajos troceados, la zanahoria picada pequeña para que tarde menos en hacerse, la hoja de laurel y la cayena. Cuando esté medio pochado, añadimos el jamón picado, el orégano y el tomillo, rehogamos con el resto. Añadimos los champiñones, dejamos que se hagan a fuego medio-alto. Cuando estén dorados los champiñones añadimos el caldo. Llevamos a ebullición. Agregamos el paté, el huevo duro troceado y por último el Oporto, removemos y dejamos reducir, removiendo de vez en cuando. Probamos y salpimentamos al gusto. Trituramos y dejamos enfriar.

Hacemos la bechamel como indico en el enlace, pero añadiendo más leche para obtener una bechamel ligera, como un litro de leche. Reservamos.
En un caldero grande ponemos agua y una vez rompa a hervir añadimos un poco de sal, agregamos los canelones en cilindros y dejamos hacer unos cinco minutos, sacamos y reservamos en un paño. No cocer más tiempo porque si están muy blandos cuesta rellenarlos. Si usan placas de pasta, igualmente las cocemos en agua hirviendo con sal, procurando separarlas entre sí a medida que las echamos. Las cocemos siguiendo las indicaciones del fabricante. Una vez hechas las pasamos a un paño limpio, colocándolas separadas.

Montaje:

Para los canelones cerrados, ponemos la masa en una manga y rellenamos. En el caso de usar placas, ponemos una cucharada de masa, aproximadamente, en un lateral y enrollamos para formar el canelón. Disponemos cuatro fuentes pequeñas para horno si les gusta tomarlas de forma individual o una fuente grande en la que quepan todos, (en mi caso siempre los preparamos en fuentes individuales porque no me gusta el queso), ponemos un poco de bechamel en el fondo de las fuentes, colocamos cuatro canelones (o más si son pequeños) en cada una y cubrimos de bechamel. Agregamos queso parmesano rallado por encima al gusto (en mi caso no lo lleva). Espolvoreamos un poco de orégano y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
Llevamos al horno precalentado a 200º, calor arriba y abajo, durante unos diez minutos. Para gratinar la superficie, ponemos la opción gratinador y lo tenemos un par de minutos, siempre vigilando para que no se queme. Desde que esté dorada la superficie sacamos las bandejas con cuidado y servimos sobre protectores del calor.

Esperamos unos minutos antes de tomarlos para no quemarnos la lengua y listos para comer.

La combinación de ingredientes es deliciosa, la textura es muy suave, el conjunto es un auténtico manjar.

¡¡A disfrutarlos!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...