Zarzuela de pescado y marisco

El blog retoma la rutina y nada mejor que con un plato casero, tradicional y con ingredientes de primera para disfrutar de cada cucharada.

La zarzuela de pescado y marisco tiene tantas variantes como puedan imaginar. Yo me he guiado, con mi toque particular, por una receta del cocinero Oyarbide.

Habitualmente la zarzuela se prepara con Rape, pero yo he escogido el Agriote, un pescado también conocido con el nombre de Brota, que se pesca en aguas canarias. El Agriote es una especie solitaria, se cobija en cuevas del litoral o en fondos fangosos pedregosos. Su carne es muy apreciada, es blanda, con muy pocas espinas, con un nivel muy bajo en grasas y muy alto en proteínas y lo mejor de todo es su magnífico sabor. La pieza entera se suele preparar guisada y en rodajas, troceada o filetes se suele hacer frita. Ya la había probado en otra ocasión, pero frita y el pescadero me la recomendó como sustitución del rape para la zarzuela, no las tenía todas conmigo, pero como él predijo quedó de lujo.
No es nada difícil preparar esta zarzuela, preparando el caldo con antelación, teniendo todos los ingredientes dispuestos tal y como indico en la receta, ya luego todo va sobre ruedas y merecerá la pena cada minuto que inviertan en hacerla, un plato magnífico y con mucho sabor.

Ingredientes (según las bocas, pueden comer tres personas con una buena ración):
  • 1 Agriote (o el pescado que más les guste)
  • 6 carabineros
  • 8 langostinos
  • 1 calamar en anillas
  • 12 almejas
  • 8 mejillones
  • 1/2 litro de caldo de pescado
  • Harina
  • Fritura
Para el caldo:
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo enteros
  • 1 zanahoria
  • 1/2 puerro
  • Unas ramas de perejil
  • 1 hoja de laurel
  • Cabeza y cola del agriote y algún pescadito pequeño
Para la roux:
  • 50 gr de mantequilla
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada sopera de harina
Para la fritura:
  • Aceite
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cayena entera (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 pimiento choricero
  • Unas hebras de azafrán
  • Cabezas y carcasas de los langostinos y carabineros
  • Un chorrito de brandy
  • Un vaso de vino blanco
  • 1 lata de tomate natural troceado
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 ramita de perejil
El pescado lo tendremos limpio, cortado en rodajas. Dejamos fuera la cabeza y la cola para el caldo, mantenemos en la nevera el resto.

Los mejillones los limpiaremos bien, quitando las barbas y raspando las conchas. Reservamos en la nevera.

Las almejas las ponemos en un cuenco con agua y sal y reservamos en la nevera.

Pelamos y limpiamos los langostinos y carabineros que van dentro del guiso dejando uno entero de cada por persona para decorar.
Una vez pelados, apartamos la cabeza y las carcasas para el caldo y reservamos el resto en la nevera, tapados para que no se resequen.

Empezamos haciendo un caldo, para ello ponemos un poco de aceite en una cazuela alta, añadimos la cebolla cortada en cuartos, los dientes de ajo machacados enteros y con la piel, la zanahoria troceada, el puerro troceado, una hoja de laurel, unas ramas de perejil y añadimos la cabeza y la cola del agriote y el pescado para caldo que hayan elegido, salteamos todo hasta que adquieran un tono dorado y cubrimos de agua. Una vez rompa a hervir, bajamos el fuego a la mitad y dejamos cocer durante unos 20 minutos, desespumando durante todo el tiempo. Colamos y reservamos.

Para la fritura, ponemos un buen chorro de aceite en una cazuela plana, añadimos una cebolla en trozos grandes, dos dientes de ajo enteros y machacados, la cayena, el laurel, el pimiento choricero abierto a la mitad, unas hebras de azafrán que tostamos por un lateral de la cazuela y luego la integramos con el resto, sofreímos ligeramente y añadimos las cabezas y carcasas de los langostinos y carabineros, removemos para que suelten todos los jugos, aplastando un poco las cabezas con una espumadera, añadimos el vino blanco y el brandy y flambeamos. Retiramos la cayena y a continuación añadimos el tomate troceado y el caldo hasta cubrir. Llevamos a ebullición.

Mientras tanto preparamos la roux. En un cazo ponemos la mantequilla y el aceite, cuando se haya derretido la mantequilla añadimos la harina, removemos con unas varillas y vertemos en la cazuela, verán que hace burbujas, eso significa que está ligando la salsa. Dejamos hervir unos minutos y retiramos del fuego.
Ponemos otra cazuela al fuego con un colador y vertemos la salsa/caldo que hemos elaborado.
Añadimos los calamares y dejamos cocer a fuego medio. Mientras tanto, salpimentamos las ruedas de pescado, pasamos por harina y freímos vira y vuelta. Cuando los calamares estén tiernos, añadimos las almejas escurrridas, luego los mejillones, los cuerpos de los langostinos y carabineros y por último el pescado.

Dejamos cocer todo unos 3 minutos y cuando se hayan abierto las almejas y los mejillones estará listo.

Ponemos un poco de sal gruesa a los langostinos y carabineros enteros que teníamos reservados y hacemos en la sartén hasta que doren.

Emplatamos repartiendo en el fondo de cada planto unas ruedas de pescado, calamares, almejas, mejillones, langostinos y carabineros, añadimos caldo al gusto y decoramos con un langostino, un carabinero y un poco de perejil troceado.

Y listo para disfrutar!!!

No se olviden del pan, ese caldito está tan rico que dejarán el plato limpio!!!

Espirales de turrón y chocolate

Se va el 2015, un año que mejor dejarlo pasar y con la ilusión puesta en el nuevo año que comienza, con la esperanza de que además de salud, amor y todo lo que se suele desear, sea un año de solidaridad, que cada nuevo día nos haga sonreír y nos de aliento para enfrentarnos a los problemas que puedan surgir.

No es mi día de publicación, pero quería hacer coincidir esta entrada con el último día del año y porque no quería dejarla en el tintero, es una receta facilona que puede sacarles de un apuro en cualquier momento.

Les traigo unas espirales que pueden rellenar con lo que tengan a mano, al estar en fiestas las he rellenado con turrón molido, el de toda la vida, me encanta no, lo siguiente y desde que descubrí la crema de turrón de Antiu Xixona, sé que voy a hacer mil y una recetas y no sólo en Navidad.

Si además tienes masa de hojaldre en la nevera, estas caracolas estarán en la mesa en un plis plas.

Fue verlas aquí y sentir amor a primera vista y no vean cómo disfrutaron en casa con ellas, no quedaron ni las migas.
Me encantan estas recetas que con pocos ingredientes y en un momento tienes un bocado divino. Son una exquisitez, perfectas para cualquier día del año y en estas fiestas serán ideales como broche final. Puedes prepararlas el día anterior y se conservan perfectamente en un bote hermético.

Ingredientes:
  • 1 plancha de hojaldre
  • 300 gr de turrón de jijona o 1 bote de crema de turrón
  • 90 ml de nata fresca para montar
  • 1 huevo batido
  • Almendras picadas
  • 100 gr de chocolate negro
Son muy sencillas, como siempre digo con este tipo de recetas rápidas, se tarda más en escribir la entrada que en prepararlas.
Yo he utilizado un bote de crema de turrón que me ha venido de perlas y la he aplicado directamente. En caso de que no la encuentren, simplemente tienen que trocear el turrón y ponerlo en un cazo a fuego bajo removiendo hasta que se deshaga completamente. 
Mientras se enfría el turrón montamos la nata (recuerden que tiene que estar bien fría así como el recipiente que vamos a utilizar para que monte más rápido), no hace falta añadir azúcar. 
Una vez esté frío el turrón le incorporamos la nata con movimientos envolventes para que no pierda aire.

Desenrollamos nuestra plancha de hojaldre, la untamos con la crema de turrón. Enrollamos por el lado más largo del hojaldre, formando un cilindro. Lo cubrimos con papel film y congelamos durante media hora aproximadamente para que sea más fácil cortarlo. Con un cuchillo de cierra cortamos círculos de 1 cm de grosor y colocamos en una bandeja forrada con papel vegetal. Pincelamos con el huevo batido y distribuimos por encima almendra picada al gusto.
Horneamos durante 14-15 minutos a 190º, calor arriba y abajo o hasta que las veamos doraditas.

Pasamos a una rejilla y dejamos enfriar.

Derretimos el chocolate al baño maría y cuando las espirales estén frías las bañamos en él por la cara inferior y dejamos sobre papel de horno hasta que solidifique el chocolate.

Y listas para degustar solas o acompañadas de un café o te. 

¡¡¡A disfrutarlas!!!

Me despido hasta el año que viene y les deseo una buena salida y mejor entrada de año. 

Para los buenos momentos, gratitud.
Para los malos, mucha esperanza.
Para cada día una ilusión.
Y siempre, siempre, felicidad.
¡¡¡Feliz 2016!!!

Tiramisini by Nigella

Enamorada me he quedado con este postre, tan sencillo, delicado, exquisito y elegante.

Presentado en copas es perfecto para cualquier celebración, nuestra mesa lucirá como nunca y nuestros invitados quedarán tan prendados que pedirán la receta antes de irse de casa.

Por su nombre puede parecer que es una versión mini del tradicional, pero la ventaja frente al tradicional es que su preparación también es más corta, en sólo media hora tenemos un postre de lujo, luego lo enfriamos durante 20 minutos y antes de servirlo lo espolvoreamos con cacao, no me digan que no es la sencillez personificada.

Este postre se lo vi hacer a Nigella en un programa de televisión y lo llevo en la cabeza desde entonces y que mejor oportunidad que prepararlo para estas fechas. Ella usaba galletas savoiardi, pero yo he querido utilizar unas amaretti, unas galletas italianas deliciosas, con sabor a almendra, que le aportan un toque diferente a este postre. Si no consiguen ninguna de las dos, perfectamente pueden utilizar la que más les guste o la que tengan más a mano, como los bizcochos de soletilla o los clásicos bizcochos alargados azucarados. Sólo tengan en cuenta que cuanto más blando el bizcocho más líquido absorbe y pueden quedar muy blandos, regulen en este caso la cantidad de café. Lo importante es que se forme una capa de bizcocho jugoso en el fondo de la copa.
Además podemos personalizarlo si hay niños en casa, simplemente dividimos la crema en dos y a la parte de los niños no le pondremos alcohol y el café puede ser descafeinado.
Con estas cantidades salen cuatro copas pequeñas o dos grandes como las mías. Si tienen más invitados pueden presentarlos en vasos de chupito, de cualquiera de las maneras siempre obtendrán un postre delicioso y para todos los gustos!!!

Vamos con la receta!!!

Ingredientes:
  • 100 ml de café expresso fuerte
  • 2 cucharadas de licor de café
  • 6 galletas amaretti o 4 bizchochos
  • 2 claras de huevo L
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 2 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de vino de Marsala (Amaretto, Oporto...)
  • 1 cucharadita de cacao en polvo (tipo Valor)
Comenzamos haciendo nuestro café, el que más les guste, en mi caso un expresso bien cargado. Medimos la cantidad indicada, añadimos el licor de café (si no lo ponen añadir la misma cantidad de café) y dejamos enfriar completamente.

Batimos las claras a punto de nieve suave.
En otro bol, ponemos el mascarpone, añadimos la miel y el marsala y batimos hasta que quede una mezcla homogénea.

Agregamos a esta mezcla una parte de las claras montadas, integramos y echamos el resto de claras removiendo con movimientos envolventes para no perder el aire de nuestras claras.
Sólo nos queda montar nuestras copas.

Ponemos en el fondo de cada copa la misma cantidad de galletas, troceadas toscamente, no muy pequeñas, en el caso de las amaretti en tres trozos y los bizcochos en cuatro trozos.

Cubrimos con la mezcla de café y licor, con ayuda de una cuchara apretamos las galletas para que se impregnen bien de todo el líquido.
Una vez se hayan empapado bien los bizcochos con el café, repartimos en las dos copas la mezcla de mascarpone, poniendo cucharada sobre cucharada para que tome altura y llevamos a la nevera, como mínimo 20 minutos y máximo 24 horas, después de un día no es conveniente al contener claras crudas, en mi caso las consumí el mismo día. Comenzando una hora antes del almuerzo o la cena las tendrán listas para el postre.

En el momento de servir, espolvoreamos el cacao con un colador por encima de la crema. No poner el cacao antes porque se humedece y resulta feo.

Ya tenemos nuestras copas listas y hermosas!!

A disfrutarlas y feliz Navidad!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...