Paella de conejo

No me hace falta cerrar los ojos para ver a mi abuela, en la trasera de su casa en el campo, limpiando conejos y verme a mi misma corriendo espantada del olor. Era de lo más habitual en época de caza, ya que unos familiares eran cazadores y todos los conejos iban a parar a las manos de mi abuela, habían tantos que era raro el fin de semana que mi madre no se viniese con más de uno para casa. Así que el conejo, tanto en arroz como en guisos eran un básico en la cocina de mi madre y luego en la mía.

Para mi madre siempre fue arroz con conejo y, como toda su comida, se hacía en caldero. Hace mucho tiempo que dejé de hacerlo como ella. Ahora siempre lo hago en paella y con arroz bomba, pero manteniendo la base de su receta. La combinación de todos estos ingredientes hacen de este arroz una exquisitez. Una auténtica explosión de sabores.

Ya sea invierno o verano, tanto para hacerla en casa o en el campo, esta paella siempre será bien recibida porque está para chuparse los dedos.
El arroz bomba es fundamental para obtener una paella de lo más sabrosa, no tengan miedo de usarlo, siguiendo los pasos obtendrán un arroz perfecto y al ser un arroz que absorbe todo el sabor, la paella queda espectacular, un auténtico lujo.

Ingredientes para cuatro personas:
  • 1 conejo troceado
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 3 dientes de ajo
  • 4 tomates maduros
  • Azafrán en hebra
  • 2 vasos de arroz bomba
  • 6 tazas de caldo de carne o pollo
  • 2 ramitas de tomillo
  • 1 ramita de romero
  • 1 hoja de laurel
  • Sal marina gruesa
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra
Pedimos al carnicero que trocee el conejo. En casa lo lavamos y quitamos la posible sangraza que pueda quedar. Secamos y salpimentamos.
Cortamos la cebolla y luego los pimientos en trozos pequeñitos. A medida que cortamos cada verdura la vamos separando. El ajo pueden cortarlo de la misma manera o triturarlo con el prensa ajos, para mí es indispensable en mi cocina. Pelamos los tomates y los cortamos de la misma manera. Quitamos las hojas de la rama central del tomillo y romero, los picamos finamente. Así tendremos todos los ingredientes preparados para ir añadiendo a medida que los necesitemos.

Colocamos la paella al fuego, añadimos aceite suficiente para hacer la fritura (sofrito). Primero doramos el conejo por todas las caras y retiramos a un plato. Reservamos.

En la misma aceite añadimos la cebolla y los dientes de ajos, sofreímos a fuego bajo. Cuando haya transparentado la cebolla añadimos los pimientos, removemos con una cuchara de madera y dejamos que se vayan haciendo. Agregamos el tomillo, romero y la hora de laurel, removemos. Cuando hayan ablandado los pimientos, añadimos el tomate y un poco de sal, mezclamos con el resto y dejamos que se haga despacito.
La fritura tiene que hacerse lentamente, con cariño, porque de ella depende que el arroz quede mejor o peor. Tiene que tener una cantidad de verdura equilibrada con la cantidad de arroz. La cantidad de aceite es fundamental, ni mucha en la que la fritura parezca que esté nadando, ni poca. Una fritura pobre o con poca aceite, hecha a la carrera o con fuego más alto resultará un arroz con poco sabor. Como decía mi madre, "bastante fritura", que si no, el arroz no tiene gracia. Por eso es importante hacerla con tranquilidad, de hecho pueden hacerla a primera hora y una vez lista, tapar y reservar. Luego sólo tienen que ponerla al fuego y continuar añadiendo los ingredientes para hacer el arroz.

Una vez tengamos la fritura lista, por un lateral, con ayuda de una cuchara de madera, desplazamos la fritura hacia el centro de la paella y dejamos un hueco para añadir las hebras de azafrán que tostamos ligeramente en ese poco de aceite que ha quedado en el hueco. Luego integramos con el resto.
Agregamos el conejo y mezclamos con el resto. Subimos el fuego al máximo, añadimos el arroz y removemos unos segundos. A continuación añadimos el caldo, removemos para distribuir, probamos y rectificamos de sal si es necesario. No lo removeremos más, sólo moveremos la paella. Una vez rompa a hervir, lo mantenemos hirviendo 5 minutos exactos, luego bajamos el fuego a la mitad y contamos 13 minutos exactos. Transcurrido los 18 minutos totales, retiramos la paella del fuego, tapamos con papel de aluminio y dejamos reposar 10-15 minutos.

Es importante seguir los tiempos de cocción, porque el arroz bomba pasado es un horror. A mi me funciona a la perfección y les aseguro que el arroz queda impecable.

Este arroz es un lujo al alcance de todos, sabroso a más no poder, para disfrutar en pareja, familiares o amigos, siempre acompañado de un buen vino y una ensalada sencilla.

¡¡A disfrutarlo!!

12 comentarios:

  1. No hay nada como la comida que trae buenos recuerdos. Aunque tú hagas el arroz con conejo a tu manera y por suerte no tengas que desollar y limpiar el conejo para preparar esta paella seguro que cada vez que la haces vuelves a tu infancia.

    REconoceré que cuando he leído el título de la receta también yo he pensado en mi abuela... ¡compartimos recuerdos!

    ¡Besos iml!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que si, hay muchas recetas que me transportan a la infancia, a momentos concretos, como cada vez que cocino con conejo, que siempre se me viene a la cabeza mi abuela, en otras ocasiones a mi madre, son las recetas que más me gustan.
      Besotes guapa!!!

      Eliminar
  2. Qué rica, me encantan los arroces y este tiene un aspecto fantástico. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bien rico que estaba, la carne de conejo y las hierbas le dan un sabor único, queda fabuloso!!
      Anímate a hacerlo y cuéntame!!
      Besosss

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias guapa, estaba de vicio, se come solo!!
      Besotes

      Eliminar
  4. Yo todavía tengo la imagen de mi tía deshollando y limpiando los conejos que mi tío cazaba. Es cierto lo del olor, ya ni me acordaba. Sí, yo también me quitaba de enmedio porque no podía verlo.
    Pero comerlo sí eh, que rico estaban aquellos guisos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es horrible ¿verdad? Ese olor no lo olvidaré nunca, menos mal que ahora te lo limpian y lo dejan perfecto, porque si no, creo que no lo comería, con lo que me gusta, tanto en arroces como en guisos, qué sabor tan rico tiene!!
      Besotess

      Eliminar
  5. No hay ingrediente mas versatil que el arroz. Está bueno con cualquier cosa que se te ocurra echarle.
    El conejo en mi casa no tiene muchos adeptos pero me gustaría probar este arroz. Tiene una pinta estupenda.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta el conejo, este arroz te encantará, queda muy sabroso y tienes razón, el arroz con cualquier cosa va genial, me encanta!!
      Prueba a hacerlo y no les digas que es conejo, seguro que lo comen divinamente!!
      Besotessss

      Eliminar
  6. Fabulosa paella ,que sin duda trae a tu mente recuerdos, el conejo le aporta un sabor delicioso y suave,besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que si, además de los recuerdos, el sabor que aporta al arroz es una delicia!!
      Besotes preciosa!!

      Eliminar

Tu visita y comentarios me hacen muy feliz y son la esencia de este blog!!!
Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...