Bundt cake de chocolate y avellanas

Hace mucho tiempo que le eché el ojo a este bundt cake de Más dulce que salado, fue verlo y guardarlo sobre la marcha, como se suele decir, fue amor a primera vista, pero con todas las cosas dulces que quería preparar para las fiestas navideñas lo fui aplazando hasta ahora.

Este bundt cake es una auténtica delicia, a su miga tan característica y maravillosa se unen las avellanas y el chocolate, que forman un tandem perfecto. Su sabor es increíble y la textura de la miga es de otro mundo.

Ya les he contando muchísimas veces lo que adoro este tipo de bizcochos y que el último que hago se convierte en mi favorito, después del de chocolate, ummmm, porque es especial, pero este se ha ganado un trocito de mi corazón.

Lo he hecho en el molde Heritage, que tiene una capacidad de 10 tazas, puedes usar uno equivalente si no tienes este, pero lo importante es que uses un molde con chimenea central, que tenga agujero vaya, porque este tipo de bizcocho se hornea mejor así.

Este bundt cake lleva avellanas tostadas y luego trituradas, por lo que si tienes avellanas crudas hay que tostarlas previamente. Si ya las compras tostadas las trituras directamente. Para tostarlas las ponemos en una bandeja con papel de horno y las hornearemos durante unos 10 minutos a 180º. De vez en cuando las removemos para que se hagan por igual.Para triturar las avellanas usamos un robot de cuchillas. Solo deben quedar trituradas, da igual que haya trozos más grandes que otros, pero no queremos que se haga una pasta ni convertirlas en polvo. 

Esta receta lleva nata, le aporta una textura muy buena al bizcocho. Si no quieres añadir nata sustitúyela por yogurt griego sin azúcar. Además lleva pepitas de chocolate, si no tienen siempre pueden trocear chocolate de tableta.

¡¡Sin más, vamos con la receta!!

Ingredientes (todos a temperatura ambiente):

  • 150 gr de mantequilla 
  • 250 gr de azúcar blanca
  • 4 huevos L
  • 1 cucharadita de pasta o extracto de vainilla 
  • 200 gr de avellanas tostadas molidas
  • 200 ml de nata 35% m.g
  • 300 gr de harina
  • 10 gr de polvo de hornear (tipo Royal)
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 200 gr de gotas de chocolate negro

Cobertura:

  • 200 gr de chocolate negro de cobertura

Precalentamos el horno a 175º, calor arriba y abajo. Colocamos la rejilla en la posición central.

Engrasamos el molde con spray desmoldante. Pincelamos en sentido ascendente. Reservamos boca abajo sobre papel de cocina para retirar el exceso. Si utilizas mantequilla derretida no hace falta ponerlo boca abajo. 

Tamizamos la harina con la levadura y la sal. Reservamos.

Batimos la mantequilla y el azúcar con el accesorio pala de la Kitchenaid, a velocidad media-alta durante 3 minutos, hasta que esté esponjosa y veamos que ha duplicado su volumen.

Batimos los huevos.

Bajamos la velocidad de la KA al 1 y agregamos los huevos de 4 veces. No incorporar el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado. 

Seguimos a velocidad 1. Añadimos la nata y mezclamos.

Incorporamos las avellanas y las gotas de chocolate. Mezclamos.Añadimos la harina y mezclamos unos segundos, no sobre batir es mejor acabar mezclando con una espátula de silicona. Vertemos la mezcla en el molde por un lateral y dejamos que se vaya repartiendo por todo el molde. 

Llenar solo hasta tres dedos por debajo del borde del molde. Con ayuda de la espátula terminamos de repartirla. Hundimos la pala por varios sitios para asegurarnos que la masa llega a todos los rincones. Alisar la superficie con el dorso de una cuchara.Ponemos un paño doblado en la encimera y dejamos caer el molde varias veces para que salgan las burbujas.

Horneamos en la posición central del horno, sobre la rejilla, durante 45 minutos aproximadamente o hasta que al insertar un pincho o una brocheta salga completamente limpia. Dependerá de cada horno. A partir de los 40 minutos vamos comprobando. Si vemos que se quiere dorar mucho la superficie podemos poner sobre el bizcocho una hoja de papel de horno o aluminio. Recuerden que es mejor dos minutos de más que de menos, ver NOTAS al pie.

Sacamos el molde del horno y lo depositamos sobre una rejilla durante 10 minutos exactos. Pasado este tiempo, tomamos el molde con unos guantes y lo movemos horizontalmente y arriba y abajo, con movimientos cortos y suaves hasta que notemos que se ha desprendido el bizcocho. En este momento tienes que tener paciencia, el bizcocho está tan tierno que se puede romper, así que despacito, repetimos la operación cuanto sea necesario.
Ponemos la rejilla sobre el molde y volteamos. Dejamos que enfríe completamente sobre la rejilla.

Si usas un molde más pequeño puedes poner la masa sobrante en moldes pequeños de cartón o aluminio y horneamos durante unos 10 minutos o hasta que la brocheta salga limpia al pinchar en ellos.

Mientras se enfría el bizcocho, derretimos el chocolate de cobertura al baño maría.
Preparamos una bandeja para poner debajo de la rejilla donde tenemos el bizcocho. Cuando el bizcocho esté frío, lo colocamos con la rejilla sobre la bandeja. Vertemos el chocolate de manera circular. Recuperamos el chocolate que va cayendo a la bandeja y repetimos la operación.

A tener en cuenta:
  • Para conseguir un buen desmoldado, engrasar el molde con un spray desmoldante, es lo más práctico. También puedes usar mantequilla derretida, pero no usar margarina. Con un pincel de silicona repartimos la grasa por todo el molde en sentido ascendente.
  • Verter la masa por un lateral del molde y que ella sola se vaya acomodando por el interior. Si la masa es muy espesa, que no permite hacer lo anterior, echar la masa en el molde a cucharadas y hundir la espátula por varios sitios para asegurarnos que la masa ha llegado a todos los rincones, después aplanar la superficie. No superar las 3/4 partes del molde porque rebosaría.
  • Antes de meter en el horno, dejar caer el molde sobre un paño doblado para asentar la masa y eliminar burbujas de aire.
  • Hornear sobre la rejilla y no sobre la bandeja, para que el calor pase por el tubo central y se hornee por igual. Hornear el tiempo indicado. Si se hornea menos tiempo del necesario no se desmoldará con facilidad, mejor darle unos minutos de más que de menos. Siempre pinchar por varios sitios para asegurarnos que la brocheta salga completamente limpia.
  • Al sacar el molde del horno es importante dejarlo sobre una rejilla durante 10 minutos exactos antes de desmoldar, porque si no esperas este tiempo se puede romper al desmoldarlo.
  • Después de cada uso, echar un poco de jabón en el molde, llenar con agua medio caliente del grifo y dejar en reposo una media hora.
  • Fregar con abundante jabón con la parte suave de la esponja para no rallarlo. Repetir hasta que desaparezcan las gotas brillantes de grasa. Puedes utilizar también un quitagrasas como KH7.
  • Enjuagar y secar muy bien, pasando el paño por cada hendidura. Repasar todos los recovecos con una servilleta para asegurarnos que no queda nada de grasa ni restos del bizcocho, de esta manera nos aseguramos que el molde quede perfecto para el próximo uso. Si aún queda algo de bizcocho pegado, retirarlo con un pincel o brocha de cocina.
Ahora me sentaré con mi té a disfrutar de esta delicia.

Este bizcocho es una pasada, se los recomiendo absolutamente. La combinación de ingredientes no puede estar más rica y esa miga..., ay madre la miga..., esa miga me ha cautivado.

El sabor es divino, me encanta encontrarme en cada bocado algún trocito de avellana que quedó más grande, immm, cada bocado es un auténtico placer.

¡¡Ha llegado a casa para quedarse!!

¡¡ A disfrutarlo!!

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, me alegra mucho que te guste. Además de tener una pinta chula está riquísimo, te lo recomiendo.
      Besos preciosa

      Eliminar
  2. Hola Teresa. Ya tengo que hacer este bundt cake. Estoy segura de que en casa nos encantará. Todo lo que lleva chocolate, triunfa. ¿Te lo puedes creer? Ja ja ja.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaaaaa, claro que me lo creo, aquí es igual, adoro todo lo que lleve chocolate, es mi perdición.
      Este bizcocho te va a encantar, yo me he enamorado de él y caerá más de una vez.
      Besoss y gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. Me encanta los bizcochos y amo el chocolate.

    Te ha quedado precioso.

    Saludos

    Olguis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa, me alegra mucho que te guste. Este bizcocho te va a encantar.
      Besos

      Eliminar
  4. De sabor tiene que estar delicioso pero la decoración que has hecho... madre mía es sencilla pero preciosa! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro muchísimo que te guste.
      De sabor te digo que es una maravilla, un bizcocho que te enamora desde el primer mordisco.
      Besotes

      Eliminar

Tu visita y comentarios me hacen muy feliz y son la esencia de este blog!!!
Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...