Canelones de carne

Aquí no se tira nada, a ser posible claro, porque siempre hay algo que es inevitable que acabe en la basura y qué rabia me da. Por eso adoro la comida de aprovechamiento. Me maravilla cómo de unos restos que por sí solos no dan para mucho se convierten en un nuevo plato, ya sean croquetas, ropa vieja, canelones, etc.

Hoy les traigo unos canelones hechos con la carne y zanahoria que rescaté del caldo de la semana pasada y, con algunos añadidos que enriquecen el relleno, han quedado de lujo.

Me vuelven loca los canelones, sean de lo que sean, bueno, ya saben mis limitaciones con el tema del queso, pero por otra parte, que no lo lleve me permite saborearlos en estado puro, sin nada que enmascare el sabor, por lo menos así lo veo yo, el que no se consuela es porque no quiere...
Con las cantidades que indico sale bastante relleno, bien pueden usarlo de una vez o congelar para otra ocasión.
Por otra parte, aunque indico que he usado 24 placas de canelones, dependerá del tamaño de la placa que usen. Mis placas son las tradicionales, en cambio si usan canelones cerrados rígidos que son más grandes aceptarán más cantidad de relleno y saldrán menos, en este caso tienen que rellenarlos con manga pastelera y aunque no lo dice en la caja, cuando uso canelones cerrado suelo cocerlos unos minutos antes de rellenarlos y ya luego terminan de hacerse en el horno.

En la fuente que aparece en la foto caben 8 canelones, una buena ración para una persona. Siempre los hacemos en fuentes individuales por el tema del queso, eso sí, en la fuente de mi costillo va todo el que no le pongo yo.

Ya verán qué sencillos de hacer, una delicia que no pueden perderse y les adelanto que les harán la ola en casa.

Ingredientes para 24 canelones (aproximadamente):
  • 24 placas de canelones
  • Carne de ternera cocida, unos 500 gr aproximadamente
  • 1 zanahoria cocida
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 ramillete de perejil
  • Sal y pimienta
  • 1 vaso de Oporto
  • 200 gr de tomate troceado
  • 150 gr de paté de Mano de Hierro
  • 1 vaso de caldo de carne
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
Para la bechamel:
  • 65 gr de mantequilla
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas soperas de harina
  • 1 litro de leche
  • Orégano
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta
Trocear y triturar la carne en un robot de cocina junto con la zanahoria cocida y reservar.

Troceamos la cebolla, los dientes de ajos sin la simiente, los pimientos y el perejil, no hace falta que se esmeren mucho en el corte porque luego se va a triturar.

Ponemos una sartén a fuego medio con un poco de aceite y cuando esté caliente añadimos la cebolla y el ajo, cuando se haya ablandado un poco la cebolla, agregamos los pimientos y luego el perejil. Una vez pochados, se añade el tomate troceado, removemos y agregamos la carne triturada con la zanahoria, removemos para integrar con el resto. Subimos el fuego, añadimos el Oporto y dejamos hervir un poco para que se evapore el alcohol, agregamos el caldo de carne, sal y pimienta, dejamos que vuelva a hervir, bajamos el fuego a la mitad y cocinamos durante unos 10-15 minutos. Probamos y rectificamos de sal y pimienta si es necesario. Cuando haya reducido, añadimos el paté y damos unas vueltas para integrarlo todo y listo.

Retiramos del fuego, pasamos la mezcla a un recipiente y trituramos con la batidora. Reservamos.

En un caldero grande ponemos agua a hervir, añadimos sal y un chorrito de aceite. A continuación introducimos las placas para canelones de seis en seis y las tenemos tres minutos, las sacamos y las vamos poniendo en un paño de cocina limpio.

Colocamos una cucharada de la mezcla de carne en cada placa, dejando un pequeño margen del extremo de la placa, moldeamos con los dedos y enrollamos formando los canelones.
Para hacer la bechamel, derretimos la mantequilla con el aceite en una sartén. Una vez derretida añadimos la harina y batimos con unas varillas hasta formar una crema dorada. Añadimos poco a poco la leche sin dejar de batir durante unos 10 minutos hasta que nos quede cremosa, pero no espesa. Añadimos sal, pimienta, nuez moscada al gusto y un poco de orégano. Para saber cual es el punto de la bechamel, hay que tener en cuenta que siempre espesa al enfriarse y para los canelones es mucho más ligera que para croquetas, por lo que desde que empiece a espesar la retiramos del fuego.

Precalentamos el horno a 200º. Calor arriba y abajo.

Para el montaje, ponemos un par de cucharadas de bechamel en el fondo de la fuente y colocamos los canelones sobre ella. Finalmente cubrimos con el resto de la bechamel e introducimos la fuente en el horno y horneamos durante unos 10 minutos y terminamos gratinando por arriba durante cuatro minutos para que tome un poco de color la superficie.

Solo queda llevar a la mesa y sentir que estás en la gloria. Quedan tan ricos que siempre saben a poco.

¡¡A disfrutarlos!!

6 comentarios:

  1. Me encantan los canelones, qué pinta más buena tienen! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estos te van a chiflar, son una ricura!!
      Besotesss

      Eliminar
  2. Gosto mas faço mais vezes lasanha , na verdade ainda hoje fiz.
    Esses canelones ficaram excelentes.
    Bom fim de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lasaña también me encanta, aunque últimamente hago más canelones porque son ideales para aprovechar sobras!! Avísame si los haces, te gustarán mucho!!
      Besotes guapa!!!

      Eliminar
  3. Qué buena pinta qué tienen y mira qué llevo tiempo sin comerlos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tenía unas ganas de venir a ver esta receta completa que no te imaginas!! Es una delicia como me lo esperaba. Un abrazo enorme preciosa!!

    ResponderEliminar

Tu visita y comentarios me hacen muy feliz y son la esencia de este blog!!!
Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...