Fettuccine con champiñones al Oporto y un toque de trufa

Qué socorrida y resultona es la pasta. Da igual si compras los ingredientes para la ocasión o tiras de lo que tienes en la nevera, sea como sea siempre queda de lujo.

En este caso he tirado de nevera. Tenía que utilizar unos champiñones que me habían sobrado de la pizza que publiqué el otro día, un poco de trufa triturada que tenía olvidada y una nata a la que le quedaba pocos días de vida. Con esos ingredientes me imaginé que un chorrito de Oporto le vendría genial, así que busqué una receta que se me adaptara a lo que tenía y me encontré con la de Beatriz, sabía de antemano que iba a resultar una maravilla y no me equivoqué, con esta combinación el éxito está asegurado.
Es muy sencilla de preparar y lo mejor es que esta salsa la podemos hacer el día anterior y cuando lleguemos a casa del trabajo, sólo hay que añadir la nata y cocer la pasta.

No suelo añadir mantequilla a las salsas, pero en este caso le viene genial. En cuanto a la nata tampoco suelo usarla a menudo, prefiero la pasta sin nata, pero no sé por qué siempre compro algún paquete "por si acaso" y al final tengo que gastarla aprisa y corriendo porque se me caducan. En el plato de hoy a mi gusto era necesaria, porque le aporta una cremosidad perfecta a la salsa.

Como siempre digo, improvisen, no pasa nada si no tienen trufa o Oporto a mano, por ello no dejen de hacerla, tendrán un resultado diferente, pero igualmente buenísimo.
Si más, vamos con la receta, verán que se hace en nada y el resultado no puede ser más exquisito.
Ingredientes para dos personas:
  • 200 gr de fettuccine o la pasta que prefieran
  • 200 gr de champiñones frescos, enteros o laminados
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo grande (dos, si son pequeños)
  • Una cucharada de trufa triturada o unas lascas finas de trufa fresca (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Sal y pimienta al gusto
  • 200 ml de nata líquida para cocinar
  • 1 buen chorro de Oporto (o en su defecto vino blanco)
Limpiamos los champiñones con una servilleta húmeda. No los laven porque absorben mucha agua. Los troceamos en dados no muy pequeños. Reservamos unos cuantos sin cortar para decorar.

Picamos la cebolla, como más les guste, pequeña si no quieren que se note o en trozos más grandes, como es mi caso.

Picamos o trituramos el ajo.

Ponemos una sartén honda al fuego, cuando esté caliente añadimos un buen chorro de aceite y la mantequilla, cuando la mantequilla haya derretido, añadimos la cebolla y el ajo, dejamos que se haga a fuego medio.

Cuando la cebolla esté transparente añadimos los champiñones troceados, subimos el fuego para saltearlos y así sueltan menos agua. Agregamos la trufa y cocinamos a fuego medio-bajo hasta que estén hechos. Salpimentamos al gusto.
Subimos el fuego, agregamos el Oporto o el vino y removemos unos minutos hasta que haya evaporado el alcohol.

*En este momento, la salsa está hecha a falta de la nata. Es el momento de reservarla para el día siguiente o congelarla. Cuando vayamos a usarla, poner en una sartén, calentar a fuego bajo, agregar la nata, remover, cocinar unos minutos y la tenemos lista para añadir la pasta.

Ponemos al fuego un caldero con agua abundante, una vez rompa a hervir el agua añadir sal gruesa, agregar la pasta, remover y cocerla siguiendo las indicaciones del fabricante.

Mientras tanto, añadimos la nata a los champiñones, removemos, probamos y rectificamos de sal y pimienta si es necesario, dejamos que vaya espesando a fuego mínimo a la espera de la pasta.
En una sartén pequeña ponemos unas gotas de aceite y ponemos unos cuantos champiñones laminados, con ayuda de unas pinzas les damos un par de vueltas, hasta que hayan tomado un color dorado. Reservamos.

Colar la pasta (siempre reservar un poco de agua de la cocción por si la necesitamos) y añadir a la sartén donde tenemos la salsa, remover constantemente para que se distribuya bien la salsa, agregar un poco del agua de la cocción si la prefieren más suelta, remover nuevamente y emplatar.

Añadir un hilo de aceite de oliva virgen extra, alguna hierba para decorar, los champiñones que tenemos reservados o unas lascas de trufa si disponen de ella.

¡¡Absolutamente deliciosa!!

¡¡A disfrutarla!!

8 comentarios:

  1. Adoro pratos de massas e achei esta uma verdadeira delicia, o molho esta cremoso como eu gosto.
    Bom fim de semana

    ResponderEliminar
  2. Que delicia de pasta, como me gusta, te quedo fantastica y el platito es precioso, que monada, estas cosas me gustan tanto como la comida jeje,y veo que a ti también, tienes mucho y variado, siempre me fijo en tus fotos jeje...Bess

    ResponderEliminar
  3. Que deliciaaa, adoro la pasta y ni que decir las setas, un plato fantástico,besos

    ResponderEliminar
  4. Guau Tesa, qué pinta más fabulosa tienen estos fetuchini.

    ResponderEliminar
  5. Hola lindaaaaaa.Tienes toda la razón con lo de la pasta.Es agradecida socorrida y deliciosa, y vaya pinta tu plato! Yo tengo aceite de trufa pero nunca he comido trufa natural y no sé si veras en canal cocina un programa llamado "me voy a comer el mundo"; cuando fueron a Dubai comían trufa en todo y a todas horas...era impresionante verlo!.un besinnnn

    ResponderEliminar
  6. El vino de Oporto tiene un punto dulzón que encaja a la perfección con todo tipo de setas, a mí me parece que van de la mano, y con la trufa ya...

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno Tesa, me transportas al otoño, a esos días de fresco y viento, debe ser por la trufa, pero me gusta, después del verano siempre acojo el otoño con alegría igual que este plato, una delicia.
    Besos

    ResponderEliminar

Tu visita y comentarios me hacen muy feliz y son la esencia de este blog!!!
Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...