Mermelada de tomate con un toque picante

Hacía tiempo que no hacía mermelada, por una cosa u otra nunca tenía tiempo. La mermelada de fresa es para mi la más sencilla, sólo hay que lavarlas y quitarles el tallo, sin embargo la de tomate es otra cosa. Hay que escaldarlos, pelarlos, quitarles las semillas y de verdad que aunque me guste mucho, sólo pensar en todo el proceso me daba pereza, pero una vez acabadas las reservas de la despensa, tenía que ponerme, así que me he liado la manta a la cabeza y aquí se las traigo, no podía faltar en el blog ya que es la preferida de mi hija.

Cuando haces la primera ya no se te olvida, son muchos pasos, pero no complicados y la satisfacción de tomar una mermelada hecha por ti es única. Como les decía, que no se les quiten las ganas, de verdad que merece la pena.

Quiero dejar plasmada en el blog mi experiencia personal y consejos que me parecen importantes, por lo que siempre que se hace mermelada en casa, sobre todo a los que van a hacerla por primera vez, les recomiendo que lean estas pautas básicas para hacer mermelada casera, aunque parezca muy larga la explicación, les aconsejo que las sigan para conseguir una mermelada perfecta y evitar los posibles riesgos que puede acarrear.
Desde que me metí en el mundo de las mermeladas caseras, he leído mucho sobre ello y me llama la atención la cantidad de azúcar que se supone que lleva la mermelada, misma proporción de azúcar y fruta. Hay de todo por el mundo virtual, además de libros que tengo sobre el tema. Coincido en que el azúcar es un conservante y debe llevarlo, pero bajo la cantidad al mínimo, claro que también depende de cuánta cantidad vamos a hacer, no es lo mismo hacer un par de botes para consumo rápido que hacer toneladas para conservar. También es importante conocer la cantidad de azúcar que contiene cada fruta, porque no se comportan igual durante la cocción. Lo que sí que es fundamental es el limón, aporta acidez, pero también aporta brillo, evita la cristalización del azúcar y prolonga el tiempo de conservación.

Por tanto, podríamos decir que los tres elementos básicos son la fruta, el azúcar y el limón. A partir de ahí podemos añadir cuantos ingredientes nos apetezcan para aromatizarlas.

En cuanto a la fruta, debe ser de la mejor calidad, olvídense de hacer mermelada con esa fruta pasada que queremos aprovechar. Debe estar en el punto exacto de madurez, ni verdes ni muy maduras y hay que eliminar cualquier magulladura o defecto que tenga.
Con respecto al azúcar, su concentración en el producto final debe impedir tanto la fermentación como la cristalización. Siempre se recomienda azúcar blanca para no alterar el sabor y color de la fruta, pero esta regla me la he saltado más de una vez.

En cuanto al ácido, como decía antes, es fundamental. Hay ácido cítrico comercial para uso en alimentos, pero a falta de él, el zumo de limón cumple con su cometido.

La pectina es una sustancia que tiene la propiedad de gelificar la mermelada cuando la proporción de azúcar y acidez es la adecuada. Casi todas las frutas la contienen, aunque algunas con más cantidad y calidad que otras. Existe pectina comercial para corregir la que le falta a la fruta, además de conseguir mejor textura, pero vuelvo a romper la norma, ya que nunca la añado en mis mermeladas, les doy más o menos tiempo de cocción para alcanzar la textura que me gusta.

Frutas ricas en pectina: manzana, limón, membrillo, naranja, algunas ciruelas.
Frutas con contenido medio: albaricoque, frambuesa, moras de árbol, ciruelas claudia.
Frutas con bajo contenido: fresas, melocotones, peras, piña, cereza, higos.
Por lo que se desprende que, por ejemplo, a las fresas habría que añadir pectina para corregir el poco contenido que tiene, pero es la mermelada que más hago y cociéndola bien, se consigue una textura genial, por lo menos la que a mi me gusta.

Así que conociendo los principios básicos, cada uno en su casa los puede adaptar a su antojo, sin dejar de ser rigurosos con la higiene, esterilización y conservación de las mermeladas, como les cuento en el enlace que tienen al principio.

No les doy más la lata y vamos al lío. El resultado es una mermelada deliciosa, con una consistencia adecuada y un sabor especial. El punto de picante dependerá de ti.

Los tomates que menos trabajo nos darán serán como es lógico los más grandes, que tengan más pulpa y menos agua, pero tenía que darle salida a estos cherrys de rama, me ha costado más sí, pero no dejan de ser tomates. El punto de azúcar mínimo será la mitad de azúcar que de fruta. Si la prefieren menos dulce y la van a consumir pronto, bajar la cantidad, pero no he comprobado la textura con menos azúcar.

Ingredientes para dos botes de 250 ml (aproximadamente):
  • 800 gr de tomates maduros
  • 400 gr de azúcar moreno oscuro
  • Zumo de 1 limón
  • Una guindilla roja fresca
Lavamos los tomates. Les hacemos un corte en cruz en la base. Ponemos agua en una cazuela y cuando rompa a hervir añadimos los tomates. Según el tamaño tardarán más o menos, en este caso los tuve unos cinco minutos. Pasar los tomates a agua fría con hielo.
Pelarlos, cortar por la mitad, retirar la parte central que es más dura, retirar todas las pepitas posibles y quedarnos con la pulpa.

Si son tomates grandes, los troceamos en cuatro o seis pedazos. En este caso, los puse a la mitad.

Cortar la guindilla en juliana, dependerá del punto picante que quieran si retiran o no las pepitas. En mi caso las dejé porque esta guindilla no era muy fuerte.

Poner los tomates troceados en la cazuela donde vamos a hacer la mermelada, cubrir con el azúcar, añadir el zumo de limón y la guindilla troceada. Removemos y dejamos macerando media hora.
Mientras tanto, lavar y esterilizar los botes como se indica en el enlace que tienen al principio de la página.

Pasado este tiempo, ponemos la cazuela con los tomates a fuego alto, tendremos una cuchara de madera y un plato disponible para ir desespumando. Una vez rompa a hervir, retirar la espuma que va apareciendo, mantener unos cinco minutos a fuego alto sin dejar de remover, luego bajar el fuego a la mitad. Seguimos removiendo hasta que veamos que los borbotones empiezan a ser más gruesos, si al trazar una línea con la cuchara pegada al fondo vemos que la mermelada se separa ligeramente y vemos el fondo de la cazuela, podemos retirar del fuego. Recuerden que una vez fría se endurece, por lo que no la dejen al fuego buscando la consistencia que tendrá al tomarla, porque se les quedará muy densa. Dependiendo de la cantidad y el contenido de agua del producto, la cocción tardará más o menos, ésta estaba lista en 20 minutos. Si tienen termómetro de cocina estará a punto cuando alcance los 105º C. En este punto, pueden dejarla tal cual o triturarla en el mismo caldero, si lo hacen dejen la batidora pegada al fondo y la desplazan por toda la superficie, evitar levantarla para que no les salpique y puedan quemarse. Yo sólo le doy dos o tres golpes de batidora porque me gusta encontrar pedacitos. Si usan batidora, volver al fuego para que recupere el color, con remover unos pocos minutos es suficiente.
Con ayuda de un cucharón y un embudo rellenar los botes hasta el tope, dar unos golpitos al bote sobre la encimera con un paño debajo, para eliminar posibles burbujas de aire, cerrar bien y poner boca abajo durante 24 horas para hacer el vacío.

Yo suelo hacer el vacío en todos, salvo en uno que dejo para el consumo inmediato.

Esta mermelada es ideal tomarla sola en una tostada, pero a mi hija le encanta ponerla sobre queso ligeramente derretido en la sartén, como comprenderán esta opción para mi es impensable, a mi me gusta como base en una tosta a la que añado ventresca de atún, anchoas, huevo de codorniz o champiñones salteados, lo que se les ocurra, de cualquier manera es una auténtica delicia!!!

A disfrutarla!!

40 comentarios:

  1. No hay nada mejor que una rica mermelada casera, no tienen nada que ver con las compradas! La de tomate nunca la he preparado pero seguro que este año me animaré.
    Yo suelo usar pectina, así acorto tiempos de cocción y me da que el sabor de las frutas de origen queda más intenso, pero ya sabes, de gustos y colores :o)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me cuentas si la haces, queda riquísima!! No uso nunca pectina, como dices es cuestión de gustos, pero casi más que de costumbres, tendré que probarla!!
      Besos guapa!!

      Eliminar
  2. ¡Espectacular! Me tomaba ahora mismo una tostada como la de la foto, tiene que estar deliciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy rica, la verdad es que después del trabajo da gusto tomar una tosta con mermelada casera!!
      Besosss

      Eliminar
  3. ¡¡Hola Teresa!! A mi me encanta hacer mermelada casera, y casi siempre estoy liada con ella. Mi último descubrimiento fue la de castaña, y me volví loca haciendo, porque eso estaba de muerte.
    Antes, también usaba más azúcar para hacer mermelada, pero cada vez le pongo menos y hasta me gustan más, y eso que yo soy muy golosa. El azúcar moreno también lo utilizo según qué mermelada voy a hacer y queda muy rica y con un sabor muy especial.
    Tu mermelada de tomate la veo estupenda, seguro que nada que ver con la comprada, ¡¡pero yo sin picante, por favor, ja, ja!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy pues esa no la he probado, pondré remedio porque desde luego que es una satisfacción tomar una mermelada hecha en casa!!
      En cuanto al azúcar normalmente la uso blanca y me ha gustado mucho el toque que le da la morena a la mermelada.
      Nada que ver, las he comprado porque a mi hija le pirran y merece la pena hacerla!!
      El toque de picante es poco, con lo que me gusta a mi el picante tampoco quiero que predomine en la mermelada, pero le aporta su aquel, quedó bien rica!!!
      Besosss

      Eliminar
  4. hola guapaaaaaaaaa. La de tomate es de mis favoritas. Pero sabes qué? yo ni los escaldo ni quito nada de nada, los dejo tal cual y me encanta como queda!! esas tijeras antiguas son unegalo para mi? creo que sí, me haré la tonta como que no las he visto ok? jajajja un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu eres más práctica que yo, con lo que me gusta ir rápido en la cocina, la próxima vez las hago como tu y te cuento!!
      Jajaaaa, te gustan las tijeras eh?? Estuve un montón de tiempo detrás de ellas, son una monada!!
      Besos preciosa mía!!

      Eliminar
  5. Mi querida amiga, como se nota que eres experta en esta materia, que bien explicado todos los pasos, y que maravilla de mermelada te ha quedado, esas divinas fotos dan cuenta de ello. Mil besicos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A fuerza de hacerlas ya puedo hacer una tesis, jajaaa!! Ahora en serio, me gusta que todo el mundo conozca todos los detalles que creo importantes para que les salga bien!!
      Gracias a ti preciosa, me alegra que te gusten!!
      Besotesss

      Eliminar
  6. Pues yo de tomate nunca la he echo ni probado Tesa, asi que ahora mismo tomo nota, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estás tardando, queda tan buena y tiene tantos usos que es un imprescindible en mi nevera!!
      Cuéntame si la haces!!
      Besos guapa!!

      Eliminar
  7. Qué riquisima mermelada, con un poco de picante, ideal en la tostada, preciosas fotos Teresa, bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi Marga, me alegra mucho que te guste, está de muerte, es un vicio de mermelada!!
      Besosss

      Eliminar
  8. Se ve que eres toda una experta en mermeladas!! A mi me encantan, antes las hacia de forma tradicional, ahora, casi siempre las hago en la thermomix, se ahorra muchísimo tiempo, sobre todo porque no tienes que estar moviendo continuamente. Como no hablas en ningun momento de hacer la mermelada en robots (thermomix o similares) te quería preguntar si no eres partidaria de esta forma de hacerlas.
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!! Gracias por tu comentario!!
      Siempre las hago de manera tradicional porque no tengo thermomix ni otro similar, así que ya estoy acostumbrada a este sistema, sé que se ahorra mucho tiempo y soy partidaria de economizar en la cocina, pero de momento no creo que la compre, no puedo con más cacharros!!
      Besos preciosa!!

      Eliminar
  9. Madre mía Teresa, qué mermelada más rica. Nunca he preparado mermelada de tomate así que tomo buena nota de todos los pasos.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda muy rica, anímate y cuéntame!!
      Besoss

      Eliminar
  10. A mi me encanta hacer mermeladas para regalar, hice una de tomates pero no me convenció demasiado, probaré el toque picantito que debe ser la clave. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prueba a hacerla con azúcar moreno y el toque picante, cambia el sabor totalmente!!
      Ya me cuentas!!!
      Besos

      Eliminar
  11. Hola Teresa te felicito por la entrada tan magnifica que has hecho de la mermelada. Un post muy interesante e ilustrativo. Las fotos preciosas como siempre!!!!! Me alegra mucho saludarte. Un abrazo, M Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciaaaas preciosa, me alegra mucho verte por aquí y que te guste!!
      Un besote grande!!

      Eliminar
  12. Sin duda has elaborada una mermelada fantástica, que tiene que estar más que rica. Y es que no sólo tiene un aspecto fabuloso, sino un color increíble y una textura que tiene que ser una maravilla en la boca! Me anoto esta fantástica receta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, la había hecho otras veces con azúcar blanquilla, pero el azúcar moreno le da este color tan fabuloso a la vez que cambia el sabor, el toque de picante le da su punto!!
      Cuéntame si la haces!!
      Besotessss

      Eliminar
  13. una receta estupenda¡¡¡ y una entrada estupenda, la tendré en cuenta.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que les guste, cuénteme si la hacen!!
      Besosss

      Eliminar
  14. Qué maravilla de mermelada, me encanta la de tomate y ese toque picante. Que maravilla, ya me gustaría probarla!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedó bien rica, creo que el azúcar moreno ha jugado un papel importante, la haré siempre así a partir de ahora y el toque picante ya sabes que me pirra!!
      Besos guapa!!

      Eliminar
  15. Pues mira la de tomate me encanta pero jamás jamás me quedó buena...
    Me llevo la tuya con el toque picante.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prueba con el azúcar moreno Alicia, queda diferente, si es azúcar denso y acaramelado mejor y el toque picante ya te digo, la guinda del pastel!!
      Besos preciosa!!

      Eliminar
  16. Estupenda toda la información que aportas de las mermeladas caseras, como divina ha de ser esa mermelada de tomate, que nunca he probado, con ese color y ese buen punto que tiene. Estoy salivando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Ay que rica!!, con ese toque picante en la mermelada ya me has comprado. Además el color, la textura...son divinos Teresa.

    Besinesss

    ResponderEliminar
  18. Hola Tesa, ayer tú llegaste a mi blog y hoy yo aterrizo en el tuyo. En primer lugar déjame decirte que me encanta el diseño y las fotos. Son preciosas!!! En segundo lugar he de decirte que me he leído de pé a pá la receta y tus explicaciones sobre cómo hacer una buena mermelada de tomate y me fascinado todas las explicaciones y lo bien estructurado que está todo. Estoy muy interesada en el tema de las conservas y mermeladas... aunque no tengo mucha experiencia; pues desde el año pasado tenemos un huerto y ya hice alguna conserva de tomate, así que este año... cuando llegue la temperada me encantaría probar a hacer esta mermelada ten rica y algunas otras más. Qué suerte habernos encontrado. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Cuando vivía en Gran canaria me encantaba tomar tostadas con mermelada de tomate, pero nunca la probé picante. me parece de lo más original

    ResponderEliminar
  20. Uuuff, con ese toque picante a mi me has enamorado del todo!!
    Que delicia y que fotos tan bonitas.
    Te felicito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Por aquí me tienes ya, haciéndote una visitilla. Hace un par de días vi que te habías unido a mi grupo de seguidores, yo hace tiempo lo hice contigo, lo acabo de comprobar. Me gusta mucho tu blog y también las fotos que son muy bonitas. Espero que ahora retomemos nuestros encuentros de vez en cuando, tengo mucho que aprender de ti.
    La mermelada te ha debido quedar fantástica. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  22. Que buena mermelada casera y con ese toque picante, nunca he preparado mermelada y tomo nota de todos los pasos.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola!
    Que rico!, tiene una pinta estupenda <3.
    Te he seguido y te invito a que visites el mío.
    Un saludo!.

    ResponderEliminar
  24. Que rica receta, me encanta amiga.MUCHOS BESOS DE LAS RECETAS TRADICIONALES DE COCINA.

    ResponderEliminar
  25. Hola Teresa! Solo con tus fotos ya me quedo atrapada por tu rinconcito de cocina! Y las recetas parecen de lo más estupendas! Gracias por invitarme a visitar tu blog, me quedo encantada. Y esta mermelada picantona que pinta tiene! Un besito!

    ResponderEliminar

Tu visita y comentarios me hacen muy feliz y son la esencia de este blog!!!
Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...