Mermelada de fresa con canela y vainilla. Consejos para hacer y conservar una mermelada

Me encantan las buenas mermeladas y si son caseras mejor!!! ¿Y a quién no? ¿Verdad?

Qué satisfacción tomar una mermelada recién hecha, sabiendo que no contienen ningún conservante, ni edulcorantes, ni ninguna de esas letras y números que aparecen en las etiquetas.

Tengo la inmensa suerte de que mi madre tiene una finca en el campo y, según la temporada, siempre tenemos fruta recién cogida del árbol y cuando hay mucha aprovecho para hacer mermeladas.

No es el caso de las fresas, que de momento no hemos conseguido que se nos den bien, pero seguimos inténtandolo. Por ahora me tengo que conformar con comprarlas, incluso las congelo para utilizarlas para muffins, helados, bizcochos o tartas.

Aprovechando que ahora estamos en temporada, he comprado unas enormes y preciosas fresas con las que he preparado esta deliciosa mermelada.

Después de probar varias recetas, definitivamente me quedo con esta.
Las instrucciones las he ido recopilando de muchas webs.
Ingredientes:
  • 1 kg de fresas
  • 600 gr de azúcar
  • El zumo de un limón
  • 1 palo de canela
  • 1 vaina de vainilla
Antes de empezar, sigan las instrucciones de cómo conseguir una mermelada perfecta que verán descritas más abajo. Es importante para que el trabajo no se eche a perder.

Las fresas deben estar en perfecto estado de madurez, muy tersas, es preferible que les falte un poco de madurez a que estén muy maduras. Desechar las que estén muy blandas o pasadas. Retirar la parte de las hojas y rabillo, así como cualquier pequeña magulladura que puedan tener. Lavar muy bien y escurrir, manipular con cuidado porque son bastante delicadas. Cortar en cuartos.

Colocarlas en el mismo recipiente en el que vamos a cocerlas y cubrirlas con el azúcar, añadir el palo de canela, el zumo de limón y la vaina de vainilla abierta por la mitad, mezclar con mucho cuidado para que el azúcar las impregne y tapar. Dejar macerar 24 horas.
Al día siguiente poner el caldero sin tapa a fuego medio-alto. Sin dejar de remover, cocer durante 30-35 minutos o hasta que veamos que los borbotones son más gruesos y lentos. Tener a mano un plato y una cuchara de madera para ir retirando la espuma a medida que aparezca. Si vemos que se cuece muy rápido y quiere pegarse, bajamos un poco el fuego. 

A media coción, retirar el palo de canela y la vaina de vainilla, pasar un cuchillo por la vaina para retirar toda la vainilla que esté impregnada y agregar a la mermelada. Una vez en su punto retirar del fuego y dejar reposar 15 minutos antes de embotar.
Para saber el punto de la mermelada hay varios sistemas. Yo utilizo un termómetro de mermelada, hay que sumergirlo previamente en agua caliente, remover la mermelada e introducir durante un par de segundos, debe estar por encima de 105º. Otro sistema es poner una porción en un plato frío y si al girar el plato no cae y al deslizar el dedo sobre ella está densa y queda el recorrido del dedo, es que está en su punto. En cualquier caso, no hay un tiempo exacto para el punto de la mermelada, no todas las frutas actúan igual, depende de la cantidad de pectina y azúcar que contengan o la maduración de la fruta. Por lo tanto, yo me dejo guiar por el aspecto, el cambio de color y la consistencia. Me gusta que esté un poco densa, pero no excesivamente espesa y hay que tener en cuenta que al enfriar espesa un poco más. Yo la de fresa no la trituro, ya que la fresa de por sí se deshace con facilidad, encontrarte esos trocitos es una delicia. Si les gusta molida puede triturarse, con cuidado de no quemarse.

Aunque para todas las mermeladas recomiendan embotarlas en caliente, según estén listas, en el caso de la de fresas, una vez terminada, hay que dejarla reposar 15 minutos y remover antes de embotarla para que no aumente de volumen en el tarro.
Para conseguir una mermelada perfecta, embotarla y conservarla en buen estado es importante seguir una serie de pasos muy importantes:
  • Preferiblemente utilizar cacerolas de acero inoxidable, de fondo grueso, si no se dispone de una cacerola especial para mermeladas.
  • Seleccionar los botes que vayamos a utilizar. Deben enjabonarse con agua caliente y enjuagarlos bien antes del uso, estar en perfecto estado, sin golpes, ni grietas, así como sus tapas, desechar si presentan óxido o algún tipo de defecto. Para esta cantidad salen 4 botes de 200-250 ml, aproximadamente, aunque suelo poner alguno de más, por si me quedo corta.
  • Para esterilizarlos, introducir los botes en un caldero grande y alto con bastante agua (no sólo que los cubra), así como los utensilios que vayamos a usar: el cucharón para llenar los botes, las pinzas con las que vamos a retirarlos, así como el embudo para llenar los botes. Hay un antes y un después desde que me compré un embudo especial de boca ancha que encaja en los cuellos de los botes.
  • Una vez que rompe a hervir el agua, mantener 30 minutos hirviendo.
  • Con una manopla, para no quemarnos, sacaremos las pinzas y con ellas iremos retirando los botes y colocándolos boca abajo sobre un paño limpio, así como las tapas, el cucharón y el embudo.
  • Cuando estén bien secos, procederemos a colocar el embudo y llenar los botes con la mermelada aún caliente hasta el borde. Dar unos golpitos al bote sobre la encimera para que la mermelada baje y no queden burbujas. Si gotea algo por fuera limpiar con una servilleta húmeda, con mucho cuidado de no tocar el interior. La parte donde enrosca la tapa debe estar completamente limpia.
  • Cerrar bien los botes y colocar boca abajo sobre un paño durante 24 horas para que se haga el vacío.
  • Con este sistema los botes deben estar llenos hasta el borde, para que no haya espacio entre la tapa y la mermelada y duran varios meses en un lugar seco y oscuro. La  verdad es que a mí no me duran tanto, ya que los consumo con mucha rapidez.
  • En caso de querer conservarlos más tiempo, llenar los botes sólo hasta el cuello, cerrar bien e introducir en un caldero con agua que los cubra, poniendo un paño en el fondo para que no se golpeen. Una vez rompa a hervir, mantener durante 45 minutos o una hora si los botes son de este tamaño. Es preferible utilizar botes pequeños, pero si van a utilizar frascos de 500 ml, deberán estar entre una y dos horas. Dejar enfriar dentro del caldero.
  • Una vez fríos etiquetar con la fecha de envasado. Como cualquier alimento, una vez que lo abramos, conservar en la nevera.
Además, necesitaremos:
  • 1 cuchara de madera de mango largo
  • Unas pinzas
  • Un embudo de boca ancha
  • Un termómetro de cocina, aunque no es imprescindible, es bueno tenerlo.
Aunque parezca un poco latoso, una vez que te has acostumbrado a hacerlo verás que no lo es tanto, sobre todo porque el resultado es una magnífica mermelada que además estará en perfectas condiciones.
En resumen:
  • Perfecto estado de la fruta, ni verdes ni pasados y sin magulladuras.
  • Máxima higiene en la manipulación de la fruta.
  • Esterilización y secado de los frascos de cristal, tapas y demás objetos que van a estar en contacto con la mermelada.
  • No tocar el interior de los botes.
  • Limpiar con una servilleta húmeda los restos que puedan quedar en la zona de la rosca.
  • Hacer el vacío.
  • Etiquetar.
  • Guardar en lugar seco y oscuro.
  • Una vez abierto el bote, conservar en la nevera.
Una vez has probado las mermeladas caseras te aseguro que no querrás otras.

Tanto en una tostada como en platos salados es un perfecto acompañamiento.

Un manjar al alcance de tod@s que no pueden perderse!!!                                                                                                                         

38 comentarios:

  1. Teresa, estos toques de canela y vainilla le deben dar un punto especiado genial a la mermelada!

    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que probarla!! Es una delicia!!!

      Eliminar
  2. A mí me chiflan, vamos, las adoro, me encanta pensarlas, hacerlas, pero no comerlas!!! ;)
    Pero la de fresas es mi prefe!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No las comes? ¿Porque no te gustan? Qué pena!!! Yo los fines de semana me doy un festín con ella!!!
      Besos guapa!!!

      Eliminar
  3. NÃO HÁ NADA MELHOR QUE UM DOCE FEITO POR NÓS, E O DE MORANGO É DOS MEUS PREFERIDOS.
    ESSE FICOU PERFEITO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  4. Le has dado un toque especial a esta mermelada, me gusta, besos

    ResponderEliminar
  5. Que rica y que curiosa tu mermelada de fresas. A mi como a Isabel me encanta hacerlas y pensarlas, pero por las calorías me retengo.

    Muy bien explicada la esterilizacion. No se porque, pero siempre tengo dudas con los tiempos, aunque claro, duran poco y no hay problema.

    Me llevo tus indicaciones y tu receta, preciosa.

    Besazos compi

    Virginia "sweet and sour"

    sweetandsour-vir.blogpot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Virginia!! Yo no la tomo todos los días, la dejo para los fines de semana y para utilizarlas en relleno de galletas, magdalenas, etc!!!
      Besos guapa!!

      Eliminar
  6. Ese toque de canela es lo más, muy muy buena¡¡

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia, te aseguro que está de vicio!!

      Eliminar
  7. Teresa, debe de estar bueníssssima!!

    Me apunto el toque de canela, yo nunca les he puesto nada!! Mis preferidas son las de higos y las de moras!!! Cada verano salimos todos a la caza y captura de moras, para tener mermelada todo el año!! Tanto para los dulces como para los salados!!.

    Unas fotos muyyy bonitas!!

    Besos.

    I.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, yo todavía no he hecho de moras, pero mi madre tiene un moral y cuando llegue la temporada me pongo a ello.
      Ponle la canela y vainilla para que veas qué cambio!!!
      Besos

      Eliminar
  8. Hola Teresa!!

    Que razón tienes, donde esté una mermelada casera que se quite todo.. yo también tengo la suerte de que mis padres tienen una finquita y en verano siempre cogemos moras y melocotones y hacemos toneladas de mermelada! La verdad que es un privilegio!!

    Tu mermelada tiene una pinta riquísima y con la canelita tiene que estar espectacular!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un privilegio coger la fruta y comerla!!
      Las especias con la fruta combinan genial!!!
      Besos

      Eliminar
  9. esta mermelada me ha conquistado...ha sido amor a primera vista...
    con tu permiso me quedo en tu casa,
    un saludo,
    www.lacocinadeani.blogspot.com
    Ani.

    ResponderEliminar
  10. Las mermeladas me chiflan!! y si son caseras todavia más!! esta que nos enseñas, tiene una textura y un color tremendos!!
    Un beso enormee!

    ResponderEliminar
  11. ¡Que primer plano Teresa!. La mermelada de fresa me quedo pendiente el año pasado y ahora que viene la temporada no se me escapa. Creo que probare tu receta con canela ;))

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Llevas mucha razón en cuanto pruebas una mermelada casera ya no quieres otra y la verdad es ponerse pues tampoco es preciso hacer cantidades grandes.
    la de fresas queda riquísima lo que no le he puesto nunca es canela, la próxima vez la probaré..

    ResponderEliminar
  13. Hola compi!!!! qué buenos consejos nos das para hacer esta rica mermelada!!! te ha quedado estupenda.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  14. vaya un verdadero lujazo. Un beso desde Murcia a una Canariona..seguimos..

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por la receta me ha encantado.

    ResponderEliminar
  16. cada vez que veo esta receta en blogs pienso "la tengo que hacer" pero nunca la hago jajaja como todo! Con lo que me gusta a mi una rica tostada de pan casero, con mantequilla y mermelada!

    Por cierto no ha llegado verdad?! Te mando otra cosita y si te llega el otro pues mejor! Ahora eso si, esta vez CERTIFICADO para hacerle seguimiento!

    ResponderEliminar
  17. Me encanta , y si le pones ese toque a canela, vamos....de lujo.

    besines

    ResponderEliminar
  18. Pero que mermelada mas rica ..esas fotos son preciosas , tomo nota para probarla bsssMARIMI

    ResponderEliminar
  19. Uhmm! que rico, pero que pinta tiene!
    Me quedo por aqui de seguidora de tu blog.
    Si quieres pásate por mi blog, estoy de sorteo-concurso.
    http://anyolcocina.blogspot.com/2012/01/anyol-cocina-esta-de-concurso.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, espero que disfrutes en mi cocina!!!

      Eliminar
  20. Que brillo y qué textura...¡deliciosa!.
    Estoy de acuerdo contigo en que no tiene comparación lo casero a lo comprado, aunque sea de primera calidad.
    Por cierto veo que eres de Canarias, y acabo de ver que estáis helados...No será para tanto!. Vivís en una tierra privilegiada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy privilegiada, pero ahora hace fríííoooooo!!!
      Besos y bienvenida!!!

      Eliminar
  21. Qué rica tiene que quedar con ese toque de canela y vainilla. Un abrazo. Clara.

    ResponderEliminar
  22. yo hago todos los años mermelada de fresas, pero me gusta tu receta, este año haré la tuya tiner un valor añadido ¡¡¡¡¡, las fotos preciosas.
    leo.

    ResponderEliminar
  23. Con canela y vainilla??? pero que ricooooooo, me encanta que hayas puesto esos sabores tan ricos, tomo buena nota.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  24. Tengo el corazón dividido entre esta mermelada y la de naranja, me encanta cómo te ha quedado ahora toca conquistar a tu mami para que siembre fresas y sean de vuestro huerto¡ Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  25. Hola Tesa, gracias por visitar mi blog, te devuelvo la visita y me copio esta receta de mermelada de fresa, ahora que estamos de temporada seguro que la prepararé... Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. La foto de esta receta le dará un colorido muy bonito a mi recetario con mermelada.
    Un beso y muchísimas gracias,
    Nani

    ResponderEliminar

Tu visita y comentarios me hacen muy feliz y son la esencia de este blog!!!
Por falta de tiempo no participo en premios, memes, ni cadenas, pero muchas gracias por pensar en mí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...